Saltear al contenido principal

Vigo alcanza con Estrada da Venda las 100 humanizaciones en el rural
Oresa

Caballero y Carmela Silva colocaron la primera piedra de esta reforma en Beade, que cuenta con una inversión de casi 270.000 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses

Vigo suma el desarrollo de una nueva humanización, alcanzando una cifra redonda: se trata de la reforma número cien que se desarrolla en las parroquias rurales de la ciudad, según precisó ayer Abel Caballero. La renovación de Estrada da Venda en Beade da comienzo después de que el alcalde y la presidenta de la Diputación, Carmela Silva –acompañados por el concejal de Fomento, Javier Pardo; y el diputado provincial Santos Héctor Rodríguez– participasen en la colocación de la primera piedra. 

Con un importe de 269.000 euros, financiado en conjunto por el Concello y la Diputación, esta actuación contempla la mejora de una carretera de 600 metros de extensión que hasta el momento carece de zona de tránsito para peatones.  “Es una acción de humanización importantísima y aunque en el rural se vea menos, llevamos actuado ya en cien calles”, aseguró el regidor vigués. Caballero puso de manifiesto que esta vía “lleva olvidada 40 años” y apuntó al compromiso del gobierno local y la Diputación para la mejora del ámbito perirubano de Vigo. La obra incluye la instalación de una nueva acera de metro y medio de ancho en el margen derecho de la calzada, la renovación de iluminación, red de aguas pluviales o la colocación de pozos de registro. La humanización en Estrada da Venda, que cuenta con un plazo de ejecución previsto de cuatro meses, es una de las que se incluye en el convenio para la mejora de firmes y aceras en el ámbito rural firmado por el Concello y la Diputación. A finales de 2020 ambas instituciones sellaron su colaboración, que asciende a los 4,5 millones de euros para la mejora de28 calles ubicadas en las parroquias rurales, así como otras tres en el centro urbano: Taboada Leal e Hispanidad entre Pintor Colmeiro y Zamora, ambas ya en marcha, así como Serafín Avendaño.

Volver arriba